Estos cuatro focos de techo de salón fueron sustituidos por otros cuatro, más modernos, pero de mayor diámetro, led y con color de luz selectivo.

El problema es que no se trataba de falso techo sino de forjado y hubo que romper la base de las bovedillas de escayola para poder acoplar las nuevas luminarias.