Se trataba de dar alegría a la cocina, a base de pintar el techo de escayola, que estaba completamente agrietado, y de sustituir las 4 luminarias de fluorescentes existentes por unos plafones led más modernos.

Así estaba

Y así quedó: