Esta puerta blindada de entrada a un chalet, estsba muy deteriorada en su cara exterior, al estar expuesta al sol y a la lluvia.

Se decidió desmontar todos los herrajes, lijar y barnizar con dos manos y colocar un zócalo de chapa de latón.
Este fue el resultado: