En el techo de este salón se cayó un tramo de cornisa de escayola.

Hubo que localizar una igual y fijarla con tacos y tornillos, y pegamento especial, pintando todo el tramo de nuevo.

Este fue el proceso.