Las jambas de esta puerta doble de salón estaban hinchadas y decidimos cambiarlas.

Eran unas jambas a medida, de 12 cm de ancho  y 10 mm de espesor, cortadas a partir de un tablero de DM de 10 mm.

Se cortaron y lacaron en taller y se fijaron con silicona.

Este fue el proceso.