A través de los encuentros de la carpintería de aluminio con el peto de esta terraza, entraba mucha agua.

Se selló centímetro a centímetro.

Este fue el trabajo.