En esta tienda de la calle Gran Vía, las máquinas de aire acondicionado perdían agua y ocasionaron un gran deterioro en los falso techos.

Eliminamos la placa inferior de cartón yeso, sellamos la fuga de agua, y volvimos a colocar la placa, pero con dos trampillas para poder registrar esas posibles futuras fugas.

Finalmente, se pintó todo el techo.

¡Quedó como nuevo!

Este fue el presupuesto de los trabajos