Este aplique de pared, incrustado en un espejo, llevaba años descolgado.

Le introducimos una madera fijada con adhesivo y, sobre ella, atornillamos el aplique.