Las cuatro puertas correderas de este gran armario eran un auténtico peligro y se desencajaban cada dos por tres.

Se compraron los accesorios en la ferretería Irisarri, se desmontaron, se sustituyeron los rodamientos y las piezas de acople y, como nuevas...

Este fue el proceso.